10 dic. 2010

Impulsar la investigación y publicación de documentos para la incorporación de las competencias básicas al currículo

Desde la aparición en 2006 de la LOE, la Recomendación del Parlamento Europeo sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente y los Reales Decretos de Enseñanzas Mínimas para Educación Primaria y Secundaria, al currículo español se le han incorporado las competencias básicas. No llegamos pronto a esta corriente pedagógica, como se demuestra en Eurydice (2002), a pesar de la presión que organismos como la OCDE, responsable de PISA, hayan podido realizar.




A pesar de todo, desde su aparición se ha desarrollado un número ingente de experiencias de formación del profesorado tanto desde la perspectiva nacional, como autonómica, provincial o local. En poco tiempo han aparecido diversos grupos de innovación educativa, como el Proyecto Atlántida o el Grupo iCOBAE, con propuestas para la incorporación de las competencias básicas al currículo; un buen número de publicaciones explican ya qué son y cómo se pueden trabajar las competencias básicas.



Sin embargo, es necesario asumir ciertas dudas en torno a las competencias básicas: la propia ambigüedad del término y su escasa presencia en la literatura pedagógica previa a las normas de 2006 (con la honrosa excepción de la competencia comunicativa en el ámbito de la didáctica de la lengua, en la mayoría de los casos se trabajaba en torno a términos como “capacidad”, “destreza”, “estrategia”, etc.), la falta de referentes prácticos y casi teóricos, la dificultad por parte de la Administración para explicar el sentido de las competencias a través de los textos normativos y, por otro lado, su súbita incorporación a la práctica educativa tanto en la docencia como en la evaluación...



Por ello, sería deseable que el Ministerio asumiera el liderazgo pedagógico y se publicara una colección de documentos que sirvieran de referentes para la incorporación de las competencias básicas al currículo. Es bien cierto que ya existen materiales en este sentido como los Cuadernos de Educación de Cantabria, la colección Competencias Básicas en Educación de Alianza Editorial o publicaciones financiadas por el Ministerio como Marco Stiefel (2008), y también que las próximas publicaciones de los Cursos de Verano del Ministerio en Santander y El Escorial apuntan en la misma línea. Sin embargo, sólo el Ministerio tiene la capacidad para liderar la investigación e innovación educativa relativa a las competencias básicas de forma tal que éstas se asienten definitivamente, y con carácter nacional, en nuestra práctica.



De la correcta incorporación de las competencias básicas al currículo dependen no sólo los resultados de nuestro país en las pruebas de evaluación internacional (PISA), sino también nuestro desarrollo social y económico. El cambio de modelo productivo, tan presente en los medios, pasa por un cambio en las formas de enseñar que nos conduzca de manera segura hacia un mayor y mejor desarrollo de las competencias básicas de nuestros estudiantes: no es un asunto menor; nuestro futuro lo escribimos ahora y el partido se juega en la escuela.



Objetivos de la investigación y publicación de documentos para la incorporación de las competencias básicas al currículo



LEER MÁS EN EL SIGUIENTE ENLACE:
http://www.aulaintercultural.org/article.php3?id_article=3642

Seguidores