8 sept. 2012

Nota de prensa de la FAPA Giner de los Ríos sobre los comedores escolares.




Eliminación de las becas de comedor escolar y

posibilidad de llevar la comida desde casa.



La Consejería de Educación y Empleo ha realizado cambios en la normativa de comedores escolares para eliminar las becas de comedor con carácter general,cambiando el sistema por reducciones en la cuota que pone en mayores dificultades económicas a las familias, y abre la vía para que el alumnado pueda llevar la comida desde su casa.

La FAPA rechaza los cambios por las siguientes razones:



 

 - La eliminación de las becas de comedor escolar es un nuevo perjuicio para las

familias, especialmente para las que tienen más dificultades económicas. En el

contexto actual, las Administraciones públicas deben ampliar las políticas de

familia y no sólo no se amplía la cobertura de las becas, algo imprescindible en

estos momentos, sino que se elimina en su totalidad.


 

- Las Administraciones deben ser muy sensibles, siempre pero ahora mucho

más, a las necesidades de los menores de edad. Con esta medida, la

Administración se desentiende de muchos niños y niñas cuya única comida

adecuada del día era la que recibía en el comedor escolar.



- La Administración regional ha confirmado que no piensa garantizar ni la

refrigeración de los alimentos ni su adecuado calentamiento. Únicamente

permite que se use el espacio, faltaría más, y deja en poder de los centros

educativos la decisión de si debe o no cobrarse por ello. De esa forma, los

integrantes de los Consejos Escolares, y especialmente los equipos directivos

de los centros educativos, serán los responsables de los incidentes que se

produzcan en el quehacer diario. Esto no es autonomía de los centros, es

simplemente “colocar el marrón a otro”, y supone una dejación de funciones

por parte de las Administraciones que, además, renuncian al cumplimiento de

la legislación vigente, especialmente a lo indicado en la Ley de Seguridad

Alimentaria.


 

- No se puede exigir a los Consejos Escolares que sean los garantes del

cumplimiento en materia sanitaria y que, en base a ello, tomen decisiones para

las que no se les dan instrucciones concretas ni pautas de actuación desde las

instancias públicas indicadas: Consejería de Sanidad, de Educación, de

Asuntos Sociales, etc.


 

Llevar la comida desde casa es una solución de mal menor para aquellas

familias cuyos hijos e hijas tienen algún tipo de alergia o dificultad alimentaria.



Ahora se abre la posibilidad a todo el alumnado para enmascarar la retirada de

las becas, lanzando un mensaje de teórica comprensión hacia una realidad

económica difícil. Sin embargo, la solución a dicha realidad no puede ser que la

Administración se desentienda de sus obligaciones, pues está obligada a

garantizar la seguridad alimentaria en los comedores de los establecimientos

públicos y, con esta medida, no será posible garantizarlo en modo alguno.


 

- Aunque son muchas las recomendaciones sanitarias para mejorar la

alimentación de los menores, esta medida ni tan siquiera garantizará la ingesta

de una comida adecuada, en la mayoría de los casos el alumnado acabará

consumiendo bocadillos y/o comida prefabricada de baja calidad.



- En muchos centros educativos donde la situación económica que se viva en el

entorno escolar es difícil, el número de comensales becados duplica al del que

no lo están, y si el número de familias que opten por esta fórmula es

considerable, con la desaparición de las becas, desaparecerá el comedor

escolar.



- Dado que los centros educativos tendrán la potestad de decidir si se paga o no

por usar el espacio físico del comedor escolar cuando se lleva la comida desde

casa, esto supondrá que en algunos centros se pagará y en otros no, y que los

importes serán diferentes en función del centro educativo. No es aceptable que

los mismos supuestos supongan diferentes tratamientos en función de los

criterios subjetivos que se establezcan en cada colectivo.
 

Para intentar buscar soluciones al escenario que se plantea desde la Consejería, la

FAPA solicita a las Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado madrileño que

aporten datos de la situación de sus centros educativos a través del correo electrónico

de la federación

info@fapaginerdelosrios.es, de manera que podamos conocer el

número de familias que no podrán hacer frente a los gastos de comedor, ya sea en

todo o en parte, así como de las que optan por llevar la comida desde casa.

De cara a tener los datos actualizados con relación al momento en el que se inicie el

curso escolar, os pedimos que solicitéis por escrito una reunión extraordinaria y

urgente del Consejo Escolar de vuestro centro, en cuyo Orden del Día figure

expresamente la información por parte del equipo directivo sobre la situación del

centro educativo con datos cuantitativos y cualitativos de las familias que tengan

dificultades con la desaparición de las becas y de las que optan por aportar la

alimentación de sus hijos e hijas. En caso de necesitar ayuda sobre cómo realizar la

solicitud, poneros en contacto con nuestra oficina, preferiblemente por correo

electrónico para agilizar la respuesta y facilitar el trabajo de nuestra oficina.

Además, os pedimos que propongáis, y/o votéis a favor, de que el Consejo Escolar

apruebe una resolución en la que se exija a la Consejería de Educación y Empleo, así

como a la Consejería de Sanidad y a otras instancias que pudieran estar relacionadas

con este asunto, que facilite instrucciones claras y pautas de actuación en materia de

sanidad alimentaria y de organización del servicio de comedor escolar para el

alumnado que opte por llevar la comida desde casa, así como que fije para todo el

alumnado de la Comunidad de Madrid la ausencia o existencia de tasa alguna por

ello, así como el importe que se debe aplicar de existir dicha tasa. Mientras que ello no

ocurra, los Consejos Escolares deben informar a las familias de que no pueden tomar

decisiones para las que no tienen criterios ni pautas claras que aplicar.

Seguidores